Mascarillas de carbón ¿será necesario sufrir tanto?

by - enero 02, 2018


Foto: Pinterest
Las mascarillas constituyen uno de esos tratamientos de belleza que nos encantan, porque gracias a ellas esperamos que en tan solo 20 minutos nuestra piel luzca maravillosa, sin poros abiertos, sin puntos negros, suave y lisa. En algunos casos esto puede lograrse, pero no todas sirven tanto, e incluso algunas pueden traernos más problemas que soluciones.

Entre las mascarillas faciales de moda está la de carbón, un tratamiento tipo peeling que promete arrasar con los puntos negros, en especial los que se alojan en la nariz. Pero la remoción de este producto es bastante dolorosa, porque además arranca los vellos del rostro. Las que han probado estas mascarillas dicen que duele bastante quitársela, lo cual hace dudar de si es realmente recomendable utilizarla.

Sitios como Cosmopolitan o Metro advierten sobre estas mascarillas, en especial aquellas que se venden por internet, cuya procedencia es dudosa. Incluso andan por ahí videos circulando en los cuales enseñan a hacerlas de manera casera con pegamento ¿no será mucho? En el artículo de Cosmopolitan está el testimonio de Andy Millward, esteticista, experto en rostro y miembro de la Asociación Británica de Terapia de Belleza y Cosmetología, quien explica que el dolor tan intenso al sacarlas se debe a que la mascarilla no solo se lleva puntos negros y pelos, también arranca la capa superior de la piel. Además, se lleva consigo los aceites naturales de la piel y filamentos sebáceos, que nos ayudan a protegernos de los microorganismos, sin los cuales estamos expuestos a toda suerte de agentes externos nocivos. Razones suficientes para decirle “paso” a esta tendencia.

Muchas veces las modas son pasajeras por una razón: no funcionan. Si la aplicación o remoción de un producto resulta doloroso, es mejor abstenerse y buscar otras alternativas que cumplan con esa función sin dañar tu piel ni hacerte pasar un mal rato.

También te puede interesar

0 comentarios