La alegría de tener un perro

by - febrero 15, 2018


Foto: Seaq68

Un perro acompaña, de eso no cabe duda. Quienes hemos tenido toda la vida perros sabemos que la soledad absoluta para nosotros no existe. En términos de reciprocidad intelectual, no podemos comparar con un humano, pues con nuestro perrito solo podemos tener monólogos, por más que ellos se esfuercen en responder con su mirada o un par de ladridos. Pero ellos, a diferencia de los humanos, nunca dejan de alegrarse por verte, te perdonan que los castigues, te perdonan que les pises la cola, perdonan, porque no conocen el rencor.

Un perro es tu guatero en invierno, es tu entrenador (estás obligado a salir a diario a pasearlo), es tu alarma contra intrusos y es tu nutricionista, pues te obliga a compartir con él lo que estás comiendo, cuidando tu dieta.

Su mirada, sus gracias y su compañía son impagables para alguien que sabe lo que es vivir con un perro. Prueban tu paciencia muchas veces, pero la recompensa es grande, pues ellos son leales hasta la muerte, y cariñosos como nadie. Vale la pena asumir la responsabilidad de adoptar un perrito.

Y tú ¿tienes ya un fiel compañero peludo?

También te puede interesar

0 comentarios