Lo que debes y no debes hacer cuando tu amiga acaba de ser mamá

by - abril 25, 2018


Foto: Heather
Para alguien que nunca ha tenido un hijo, el hecho de que su amiga del alma tenga uno puede ser todo un mundo nuevo por descubrir, y dada nuestra falta de experiencia, podemos llegar a hacer las cosas mal sin querer.

Independiente que nuestra amiga tenga o no pareja, siempre nosotras como parte de su clan debemos estar atentas a sus necesidades y ayudar en lo que podamos. Para ser un aporte y no un estorbo en estos revoltosos días, es que pensamos en las cosas que debemos y no debemos hacer cuando nuestra amiga acaba de dar a luz.

Hazlo:

1. Ayúdale con las tareas de la casa: ofrécele ayuda en lo que puedas, ir de compras, llevar almuerzo, e incluso cuidar al pequeño mientras ella duerme.

2. Avisa si estás enferma: si sientes que te has enfermado es mejor que preguntes a tu amiga primero si la puedes visitar. Probablemente te dirá que no, y en ese caso es mejor esperar a que te mejores.

3. Siempre pregunta antes de ir: sé prudente y dale la libertad de decirte con confianza si realmente desea que la visiten o prefiere descansar. Pregunta sus horarios y trata de acomodarte a los de ella.

4. Pregunta si necesita algo especial para el pequeño o para ella: en los baby showers o cuando nace la guagua, la gente suele regalar a su gusto sin pensar mucho en las necesidades de la mamá y su hijo. Pero como tu eres una buena amiga, le pedirás que con confianza te diga qué le hace falta que no haya podido comprar.

No lo hagas:

1. No insistas en visitarla: las visitas tanto a la clínica/hospital como en casa, cuando está recién parida, pueden ser molestas. Una mujer que ha tenido un hijo recientemente se siente muy cansada y probablemente adolorida. No la agobies con la insistencia de ir a verla, y si ha accedido a que la visites, no te quedes más allá de un rato prudente, a menos que ella necesite de tu ayuda.

2. No hagas comentarios desagradables: en momentos alegres pero difíciles como estos, lo que uno menos espera es escuchar frases pesadas como “prepárate porque estarás como 1 año sin dormir”. Escucha y apoya, una mamá sabe lo que le espera y necesita ánimo, no mala onda.

3. Lávate las manos antes de tomarlo: las guaguas son delicadas, en especial en sus primeros días de vida. Quizá tu vienes del trabajo, en la micro o en tu auto, tocando infinidad de aparatos manoseados y llenos de suciedad. No se trata de ser maniático, pero ponte en el lugar de sus papás, que tal vez no quieren mandarte a lavar las manos por pudor.

4. Pregunta antes de tomarlo y/o besarlo: respeta a los papás de esa guagua, tal vez ellos no quieran que su hijo sea manoseado ni menos besuqueado a mansalva.

También te puede interesar

0 comentarios