¿Sobrinos en vez de hijos?

by - agosto 09, 2018


Foto: Pixabay

Existe una evidente tendencia actual (muy comentada y cuestionada, por cierto) de posponer la maternidad (a veces para siempre) para dar cabida a otros sueños como el desarrollo profesional o los viajes. Muchas de estas mujeres (me incluyo) y al contrario de lo que la gente piensa, no son personas egoístas ni irresponsables, sino todo lo contrario. Pensamos en la sobrepoblación, así como también en lo que realmente nos haría felices, y los niños muchas veces no calzan en nuestros planes.

Yo gozo con las historias de algunas de mis amigas, y me río y disfruto con sus hijos. No tengo sobrinos aún, así es que esos vendrían siendo mis sobrinos postizos, lamentablemente los veo poco, por tiempo y distancia. Pero pienso, ¿qué cosa más fácil y gratificante que disfrutar del amor de un niño sin tener que llevarme toda la responsabilidad de su crianza? Queremos ser tías porque nunca nos han dejado de gustar los niños, simplemente no queremos estar amarradas a su cuidado constante, no queremos dejar de salir a un pub con nuestras amigas porque no tenemos quien nos cuide al crío, no queremos transformar nuestra casa, quitar los adornos pequeños o puntiagudos y escuchar todo el día las canciones del Perro Chocolo, queremos poder salir de vacaciones cuando se nos ocurra y dormir 8 horas de corrido.

Pero tampoco queremos perdernos la oportunidad de volver a ser niños, a reírnos con sus preguntas, a aprender con ellos y recordar cómo era cuando nosotros recién estábamos descubriendo el mundo y todo era jugar y gozar, una época en que considerabamos los adultos eran aburridos, dormían mucho y siempre estaban serios. Porque incluso las personas que afirman "detestar a los niños" reconocen que estos vuelven a activar esa parte de nosotros que estaba dormida y casi muerta, nuesta inocencia y capacidad de jugar y gozar con lo simple.

Por eso es que muchas de mis amigas que son tías me han dicho que ¿para qué voy a preocuparme de que aún no tengo hijos, si mis sobrinos llenan todo ese espacio? Los amo, los veo siempre, los regaloneo, los cuido si mi hermano/a tiene que salir, siempre estaré para ellos y espero que ellos para mí, entonces realmente no siento la necesidad de ser madre".

Y claro, esa necesidad de ser madre muchas veces responde a una presión social, una decisión tan importante que antes rara vez era cuestionada, asumíamos que por tener útero no teníamos opción, la maternidad era parte de la vida, como comer o morir. Afortunadamente hoy es una decisión consciente que tomamos cuando estamos seguras de que estamos en las condiciones emocionales y económicas adecuadas.

También te puede interesar

0 comentarios